Visita al hospital 25 de junio

25 junio 2012

Image

Hoy queremos hablar de la magia;de la magia de la relación causa-efecto, por la cual un niño aprende a prever una respuesta del juego. Esa relación la puede generar cualquier objeto pero de un modo especial nuestra caja roja llena de botones y sonidos diferentes.

Darse cuenta de que es capaz de hacer que suceda algo transmite al niño una sensación de crecimiento y realización. Esa autoafirmación nos parece muy saludable. El clown puede completar ese juego actuando o siendo el efecto, entramos entonces en un ritual de repetición que se acciona cada vez que el niño actúa e interviene, entramos en una espiral de juego donde nosotros somos autómatas si bien nos permitimos ciertas licencias para avivar el fuego del juego.

Se trata de conseguir que ocurran cosas y que el protagonista de esos sucesos sea el niño.

Intentamos que en nuestras visitas aparezcan escritos en algún momento algunos nombres de los niños, este acto tan sencillo cubierto de un poco magia genera en el niño una chispa en su mirada. Es como un soplo de vida.

Hoy nos han regalado un nombre a nosotros, se llama Limam, lo hemos escrito arriba tal como nos lo escribió su madre. La chispa nos la llevamos nosotros, seguiremos soplando y jugando a ser…


A %d blogueros les gusta esto: