Reflexiones de un payaso bajo la lluvia.

22 noviembre 2014
Pirueta, Tiritina, Lunática y Besucona.

Pirueta, Tiritina, Lunática y Besucona.

-1, o, 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7… 7a planta del hospital y lugar de destino. Qué alto. Qué vértigo. Qué apretados. Calla Besucona. Qué nervios Tiritina. Déjamelo Pirueta. Y es que los ascensores no están hechos para zapatos tan enormes, ¿qué hora es? No tengo reloj pero sí tenemos prisa, vamos nerviosos, pero la curiosidad supera cualquier nudo apretado en el estómago.
¿Qué pensar dentro de un ascensor? Todo y nada resumido en un cuadrado y aún no se si la que sube sigue siendo Andrea o ya es Lúnática, o es una mezcla, o  quizás ninguna de las dos. Pero al final las puertas se abren y llega la transformación, un ayúdame, un vamos a hacer, un ánimo chicas vamos a por ello… Y la acción comienza con pompas de jabón, bailando en la habitación, con una entrevista de revista del corazón o un podemos cantar esa o aquella canción…  Toda respuesta es válida, se acepta el no y también el sí, aquí es el mundo al revés, que debería ser al derecho, porque una sonrisa o una mirada no tienen  precio.
Tiritina suspira.
Lunática mira hacia el cielo.
Besucona arquea las cejas.
Pirueta baila un tango.
Click!
Y cuando el reloj marca la deshora volvemos a coger el ascensor, sigo sin saber si la que baja es Andrea o Lunática… 7, 6, 5, 4, 3, 2, 1, 0.  Hola ciudad, hola frío.
Llueve, y es gracioso, porque los días más feos siempre acaban siendo los más hermosos.

Gracias a todos, pequeños, familias, hospital,  por dejarnos ser un poquito más vosotros. Gracias por enseñarnos a contar la vida en sonrisas. Nos vemos el próximo viernes.

Un beso.
Lunática.

Anuncios

Estreno

16 noviembre 2014
Pachucho, Tiritina, Pirueta y Lunática.

Pachucho, Tiritina, Pirueta y Lunática.

Por fin nos estrenamos como asociación independiente en el HUCA, fue este viernes 14, fecha a recordar. Sorprendentemente y por desgracia nos encontramos con más niños de los esperados, 21 niños visitamos, de edades muy variadas. Buena acogida por parte de todos, peques y papis y también del personal sanitario, hasta un par de enfermeros  colaboraron en un número. Desde aquí os mandamos un saludo.

Nos sentimos contentos y muy emocionados, todo muy intenso, risas y algunas lágrimas, la doble cara de esta moneda que es la vida y que en un hospital se amplifica de un modo evidente.

Allí estaremos todos los viernes por la tarde, en la séptima, intentando alegrar la tarde a nuestros pequeños héroes. Va por vosotros.


A %d blogueros les gusta esto: