Corazón de payaso.

PA

Resaltando la cooperación.

¡Qué diferente del primer día!…pero igual de maravilloso.
La primera vez fue  todo muy intenso por dentro, un cajón- desastre de emociones ,una amalgama de miedos , alegría, inseguridad, ganas, ilusión….
Unas maletas llenas de caótico juego.
Un disfraz de determinación para nuestro miedito ante lo desconocido. Esta vez, las mariposas llegaron más tarde, pensé que no se asomarían a mi barriga, pero sí, al traspasar la puerta del hospital despertaron , primero bostezando suavemente y luego…a revolotear  como locas.
Ahora la intensidad era más externa, como si ya pudiésemos  ser más nosotras ..las payasas.  Mientras nos organizábamos para ver a quien visitaríamos ,íbamos apareciendo cada una. Un par de pequeñas coletas iban siendo adornadas con  lazos bajo la atenta mirada de una pajarita  verde. Una falda llena de vida y color estaba siendo sujetada por unos tirantes entiritados. Unas gafas amarillas se posicionaban en una orejillas.
Nos fuimos regalando de la manera mas espontánea besos , abrazos, miradas de compañerismo , de bonita complicidad, siempre  acompañadas por el calor tan inmensamente humano de  Albi y los  compañeros de la cruz roja.
Nos colocamos la nariz y….todo lo demás desapareció, estábamos en nuestro mundo, libres de complejos, llenas de idiotismo maravilloso, de locura que..tenemos que controlar jajajajaja, por que hay taaaaantísimo que aprender.
Ya si percibía todo, era consciente de las personas que nos encontrábamos en los pasillos, de las indicaciones de Albi, de mi querida Tiritina con la que compartiría  los niños, por si no lo sabéis, vamos en parejas a las habitaciones.
Podía sentir el toc-toc a la puerta y lo mejor…podía ver al niño, con mi corazón de payaso. Pude sentir la emoción mezclada con el tiento y las ganas de verlos sonreír, pude percibir en su mirada  la mezcla de asombro , curiosidad y un poquito de miedo, como buscaba tímidamente la mirada de su madre. Cuanto aprendimos de sus miradas y sus respuestas ¿verdad tiritina?
Esas pequeñas manecillas asomando bajo las sábanas, esa conformidad y aceptación final ante el hecho de convertirse en grandes magos, por que gracias a sus mágicos soplidos conseguían lo que ninguno de la habitación…ni siquiera sus padres, hacer aparecer en un cartón la imagen de él con esas payasas que le habían visitado. ..esas ganaaaaaaas de no querer irnos de la habitación.
Como un  pequeño gran hombrecillo te dejaba a cuadros ante sus respuestas tan seguras, despertando nuestra admiración  y carcajadas..por que hay taaaaaaaaaaaantísimo que aprender, sobre todo, de ellos.
Al final, cuando nos reencontramos todas, no hacia falta hablar, sabíamos que todas sentíamos lo mismo en el alma.
Hoy ha sido diferente…pero igual de maravilloso…no…muuuuuuuuuuuucho más.
Ellos me han dado mas color, mas ilusión. Ya no puedo vivir sin aparecer, deseo habitar en todo lo gris para pintar arco iris y para dejar que me pinten a mí .
No hay mayor satisfacción que hacer sonreír.
Je je je…¡¡que ganas de vooooooooooolveeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeer!!

Aquí os dejamos el  blog de Jeringueta.

Cajita de olas

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: